Instituto de Bachillerato y Educación Secundaria en Alhama de Murcia (España)

El Ayuntamiento de Alhama convocó un concurso que fue ganado por nuestra oficina técnica.

Se pretendía el diseño de dos edificios: un Instituto de Bachillerato y Educación Secundaria y un Pabellón Deportivo.

El instituto ocupa una parcela de 8.173 m2.

Se ha optado por un esquema organizativo sencillo que organizara con eficacia los usos diferentes del inmueble, siendo sensible a la diferenciación de alumnos por edades y ciclos, y que -con una modularidad clara y esquema inequívoco de distribución- permitiera posibles ampliaciones futuras

Tal esquema responde a un anillo cerrado de planta cuadrada: tres  corredores longitudinales donde se encuentran los espacios docentes y otros dos transversales que los unen en sus extremos a los que se vinculan las dependencias específicas. Uno de éstos últimos tiene un mayor protagonismo dimensional, pues a él se asocia el acceso general y vestíbulo principal. No solo adquiere mayor anchura, sino que se le dota de una dimensión vertical con espacios a triple altura e iluminación cenital para reforzar su carácter emblemático. Así mismo, organiza el trasiego a las aulas temáticas, y espacios de mayor perfil comunitarios (biblioteca, salón de actos, aulas polivalentes comunitarias, cantina) así como los locales de gestión y dirección (consejería, administración, despachos de dirección, jefe de estudios, secretario, etc.).

Los corredores dan servicio a otros tantos paquetes de locales: tres en sentido longitudinal y dos cerrándolos transversalmente en sus extremos. Entre aquellos, encontramos dos patios ajardinados de gran envergadura, que sin embargo se abren en su planta baja en uno de sus extremos hacia la parcela para garantizar su continuidad.

Se ha pretendido que todos estos corredores contaran en sus extremos con una salida visual al paisaje, tan atractivo.

A ellos se asocian las escaleras y aseos, de modo que trasladen a los usuarios un esquema organizativo sencillo y memorizable.

Esta pretendida sencillez no es en absoluto incompatible con la riqueza y sugestividad espacial y la belleza. El vestíbulo general, conectado con a través de dos porches con los patios ajardinados interiores y con la expansión vertical que le proporciona el triple espacio, es una muestra ejemplar de esta intención, pero lo son igualmente los corredores longitudinales, con fachada al exterior para amortizar las virtudes de contar con iluminación y ventilación natural, o el tratamiento espacial de ciertos locales interiores (salón de actos por ejemplo) o exteriores (porches).

En cuanto a las alturas, se opta por un edificio de tres plantas, solución habitual solución de compromiso para inmuebles docentes.

 

Nuestro deseo ha sido priorizar una disposición delos espacios docentes generalistas conforme a las orientaciones solares más favorables para la enseñanza, es decir, noroeste y sureste.

Son así mismo, las que disfrutan de unas vistas sobre el paisaje más afortunadas.

Evidenciamos nuestra conciencia bioclimática con la incorporación de control solar de los huecos de las aulas abiertas a sureste gracias a una marquesina corrida, favoreciendo así mismo una iluminación amable y placentera.